Existen interruptores diferenciales o disyuntores en las instalaciones eléctricas de todos los hogares, locales, fábricas y demás, con el fin de dar seguridad a las personas de contactos peligrosos con la electricidad, pero ¿Qué es un diferencial? Un interruptor diferencial es un dispositivo electromecánico que se utiliza para detectar una diferencia de tensión entre dos puntos. 

¿Qué es un diferencial y cómo funciona?

Para aprender realmente cómo funciona un interruptor diferencial, es necesario comenzar por el principio, explicando claro qué es. Un diferencial o también denominado disyuntor, es un sistema de protección automático que se coloca en el cuadro principal de todas las instalaciones eléctricas y cuya función es que proteger la instalación de derivaciones a tierra y los contactos directos o indirectos con personas. Este diferencial automático detiene el suministro eléctrico de la instalación de forma automática en el momento en que se produce una fuga de intensidad.

Los diferenciales se distinguen dependiendo de sus fases (monofásico o trifásico), la diferencia de potencial a la que se establecen (230 V o 400 V), la intensidad máxima que pueden procesar, su sensibilidad, siendo los más comunes los de 30 miliamperios y de 300 miliamperios y en función del tiempo que necesiten para reaccionar -lo ideal es que no sea inferior a 30 milisegundos-. Los interruptores diferenciales cuentan con un botón o “tester”, que se marcan con una T. Este botón funciona para verificar que el funcionamiento del interruptor diferencial o disyuntor es correcto.

En ocasiones, en instalaciones más complicadas en las que se montan otros cuadros aparte del principal, es necesario retrasar la velocidad de corte de los interruptores diferenciales en el cuadro principal.

cómo elegir un diferencial

Cómo funciona un interruptor diferencial

El funcionamiento base del interruptor diferencial es sencilla. Se dedica a medir la intensidad de corriente que circula y la que sale. Si el valor es igual, significa que no se pierde por ningún hueco y que la instalación es la adecuada, pero si la medición es diferente, quiere decir que la intensidad se pierde en alguna parte del circuito.

Imagina el circuito eléctrico de tu vivienda, formado por las protecciones principales: un interruptor diferencial, distintos enchufes y la iluminación. Cuando se usa alguno de estos aparatos eléctricos, circula por la instalación una intensidad I. Si por cualquier motivo, una persona tiene contacto con la instalación, una intensidad de corriente pasará a través de esta persona hasta el llegar al suelo, por lo que el calculo de la intensidad producida por el diferencial cuando sale del circuito es la diferencia entre la que entra y la que va al suelo por el cuerpo de esa persona. De esta manera, al ser la intensidad de entrada y la de salida diferente, el interruptor abrirá el circuito, deteniendo la circulación de corriente al interior de la instalación y evitando que esa persona muera.

¿Cómo elegir un diferencial?

  1. La cantidad de diferenciales depende de la superficie de tu vivienda y al menos, necesitará uno del tipo A y el resto puede ser tipo AC, que es más económico.
  2. Será suficiente con una intensidad nominal de 40 A, a no ser que tengas calefacción eléctrica potente, en este caso será necesario instalar un 63 A.
  3. Con los disyuntores diferenciales Hpi las tomas especiales que dan corriente pueden ser protegidas, eso sí, con una mayor inversión.

Elegir un interruptor automático u otro depende del circuito que se vaya a instalar y de la normativa en vigor. Es esencial conocer las normas UNE-EN 60898 y UNE-EN 60947-2 antes de instalar o activar el circuito eléctrico de una vivienda. La protección es primordial, por lo que una buena inversión ayudará a elegir sistemas de protección de calidad.