Garantizar un buen funcionamiento y una seguridad total son nuestras preferencias cuando realizamos instalaciones eléctricas domésticas. Para ello, debemos atenernos a la normativa vigente para instalaciones eléctricas en viviendas, concretamente el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT), que es el que muestra las medidas técnicas a seguir para realizar instalaciones de baja tensión. Son algunos puntos los que deben conocerse dentro de la normativa para las instalaciones eléctricas en viviendas.

Normativa vigente para instalaciones eléctricas en viviendas que tienes que saber

Distribución de las instalaciones

El REBT que las distribuciones de corriente alterna tienen que ser de 230 vatios entre fases en las instalaciones eléctricas domésticas para redes trifásica de 3 conductores, las más usadas en las instalaciones de viviendas. Según, la normativa vigente para instalaciones eléctricas en viviendas, es imprescindible saber, antes de diseñarla, la cantidad de carga que aguantará, es decir, la potencia medida en vatios que se necesitará para dar abastecimiento a todos los receptores (electrodomésticos, focos, lámparas y otros equipos electrónicos) que dependan de la instalación.

La extensión de la vivienda y la cantidad total de potencia que se requiere, influirá en el grado de electrificación requerido para cada instalación del hogar.

Acometidas y enlaces

Se debe tener siempre presente que solo los profesionales autorizados por la empresa responsable encargada de suministrar electricidad y otros profesionales formados y con experiencia en la materia, pueden instalar, desinstalar o manipular las acometidas y enlaces de la red pública de distribución eléctrica.

Cuadro de luces

En función de las sugerencias de la normativa, los cuadros de luces deben instalarse lo más cerca posible de la entrada de la derivación electrónica principal que aparece desde el contado, a lado de la puerta principal de la vivienda, a un metro y medio de altura mínimo y 2 metros como máximo.

Los cuadros de luces de la vivienda deben colocarse en zonas especialmente protegidas y que no entrañen ningún peligro, como dormitorios, aseos, cocinas, espacios comprometidos a las condiciones climatológicas, como la terraza o un patio no techado.

instalaciones eléctricas en viviendas

En la caja de control se ubican todos los recursos de protección esenciales, tanto los de la instalación eléctrica doméstica con sus derivaciones y líneas, como de las líneas generales de distribución eléctrica.

Tamaño de las instalaciones

Según la normativa vigente para instalaciones eléctricas en viviendas, las líneas de alimentación a receptores como lámparas, debe tener una carga determinada para transportar a causa de los receptores, sus corrientes armónicas, los elementos asociales, el desequilibrio de fases y el arranque. Como efecto, la potencia mínima en VA, es considerada 1,8 veces la potencia de lámparas y tubos de descargas en vatios. Cuando se sepa cual es la carga que se relacionan con los tubos de descarga y las lámparas,

Dimensiones de las instalaciones

Las líneas de alimentación a puntos de luz con lámparas o tubos de descarga, estarán previstas para transportar la carga debida a los propios receptores, a sus elementos asociados, a sus corrientes armónicas, de arranque y desequilibrio de fases. Como consecuencia, la potencia aparente mínima en VA, se considerará 1,8 veces la potencia en vatios de las lámparas o tubos de descarga. Cuando se sepa la carga asumida por cada uno de los elementos que se relacionan con los tubos de descarga o las lámparas, el arranque, el desequilibrio de fases y las corrientes armónicas, se ajustará un coeficiente corrector que se calcula con estos valores.

El nivel de potencia de cada receptor eléctrico, debe ajustarse hasta un valor igual o mayor a 0,9. La caída de tensión máxima entre la raíz de la instalación y otro punto, será igual o menor del 3%.